e-limbo, e-zine de informacion y analasis de modos de vida actual
 
15.12.2017 / Sesión no Iniciada 
_Cultura

 _enviar articulo

e-mail emisor
e-mail receptor
Ayúdanos a evitar contactos automáticos
Anti Spam
Texto
 

En estos tiempos de hipercomunicación bastaría la invitación de enviar a un amigo cualquiera de los textos que consideres interesantes algo redundante: demasiada comunicación, demasiados textos y , en general, demasiado de todo.
Es posible que estemos de acuerdo... pero cuando encuentras algo interesante en cualquier sitio, la red, la calle, tu casa, o un lugar escondido y remoto, compartirlo no sólo es un acto (acción, hecho) de amistad o altruismo, también es una manera de ahorrar tiempo a los demás (y de que te lo ahorren a ti (si eres afortunado) a costa del tiempo que tu has podido derrochar (emplear) y el gustazo de mostrar que estuviste ahí (o donde fuera ) un poco antes (el tiempo ya no es más el que era).
Comparte con tus conocidos aquello que encuentras, es evolución.
Impermeables a Shakespeare
20-07-05 Daniel Martín 

 
“Somos del material del que están hechos los sueños, y nuestra corta vida se abarca en un simple sueño” . Esta frase de Próspero, duque de Milán, resume no sólo una idea paradigmática del Barroco –idea cuyo cenit estético se encuentra en La vida es sueño– sino es también una de esas máximas de almanaque que tanto se usan para concretar el conjunto del pensamiento de un autor, y evitar –ahorrar– así su lectura.
Quizás Harold Bloom exagere al calificar a William Shakespeare no sólo como el ideólogo del hombre de la Edad Contemporánea, sino como el creador de todos los modos de pensar y sentir que caracterizan al ser humano de nuestros días. Pero lo cierto es que Shakespeare creó muchos iconos en los que se basa la actual sociedad, siempre de manera inconsciente, que ya se sabe que los clásicos ya no se leen, bien por incapacidad, bien por el qué dirán. Hamlet no sólo representa al “Hombre”, sino que la duda vital se encarna en él como en ningún otro personaje. Otelo –que en la obra homónima palidece ante la perversidad de Yago y la vitalidad de Desdémona– es, a pesar de su flojera dramática, el tópico empleado cuando se mencionan los celos, el mayor monstruo. Macbeth, pobre calzonazos, es el paradigma del estadista ambicioso, mucho más inteligente, brutal y osado que los actuales. El Rey Lear –aquella obra sobre la que Tolstoi decía que no se puede hacer una crítica seria– con sus Cordelia, Regania, Goneril, Edmundo, Bufón y Edgar se entiende como una monstruosa representación de un país en tiempos de crisis. Romeo y Julieta son los enamorados por excelencia. Cleopatra y Antonio los lujuriosos juguetones que prefieren morir a ser atrapados por la rutina o la mediocridad. Rosalinda el paradigma de la inteligencia femenina liberada. Próspero el sabio mago que rectifica a tiempo. Calibán el monstruoso ser que Swift convertiría en “yahoo”. Y podríamos continuar hasta el infinito.

No creo que podamos decir que Shakespeare nos haya inventado, pero sí podemos estar de acuerdo con Samuel Johnson cuando escribió que “sobre todos los escritores, por lo menos entre los modernos, Shakespeare es el poeta de la naturaleza; el poeta que pone ante sus lectores un espejo fiel de la vida” . La grandeza de Shakespeare consiste en que “no tiene héroes; sus escenas las ocupan sólo hombres que actúan y hablan como el lector piensa que habría actuado o hablado en las mismas circunstancias”.
Y su acierto es que, nacido a finales del Renacimiento, al principio del Barroco, en ese punto de inflexión que llevó de la Edad Aristocrática a la Edad Democrática, consiguió atinar de lleno en el alma humana. Sus personajes piensan y sienten como si hubiesen nacido ayer. Cambian las circunstancias, pero no cambian los modos de actuar que Shakespeare plasmó en sus obras. Quizás por eso, el bardo inglés haya influido tanto en la sociedad a través de las representaciones de las obras, en la literatura y demás artes a través de su lectura, y ha abierto tantas puertas que conducen directamente a los distintos rasgos del alma humana –con Shakespeare se culmina la liberación humanista del alma, y después de él vendrán Schopenhauer y Nietzsche– que actualmente su nombre y obra son inseparables del ser humano, por lo menos en su individualidad, en su particular modo de compartir sueños, deseos y frustraciones. Shakespeare es hijo de su tiempo, y no fue tan original como dicen algunos, ni tan plagiario como le acusan otros. Fue un autor genial que culminó el proceso que iniciaron otros –Dante, Chaucer, Francisco de Rojas, Marlowe, etc.– y al que sólo se acerca Cervantes y su Quijote, aunque la mayor grandeza de Shakespeare reside en un abanico casi infinito de personalidades y matices, hasta el pu-nto que en el conjunto de sus obras “puede encontrarse un sistema de prudencia civil y económica”, un tratado sobre la sociedad y sus matices.

Por eso Shakespeare ha resistido el paso del tiempo como lo ha hecho. Voltaire le criticaba por describir al rey usurpador de Dinamarca como un borracho. Otros no toleraban ver a un rey medio ciego y empobrecido andando colérico por los campos de Britannia. A muchos les escandaliza lo exagerado de las reacciones de sus personajes. Pero aún así sigue siendo el autor más representado en todo el mundo, desde Inglaterra a Japón, desde la India a Siberia, con una presencia incomparable en el cine, sin duda la gran referencia dramática de un planeta entero.

LA EXPORTACIÓN SESPIRIANA

A lo largo de los días, por lo menos hasta finales del siglo XX, casi todos los autores literarios o filosóficos han mencionado a Shakespeare, para bien o para mal. En el siglo XIX era una especie de Dios al que era ineludiblemente citar. Sus dos grandes críticos, a caballo entre ese siglo y el XX, Lev Tolstoi y George Bernard Shaw, terminaron fascinados por alguna de sus obras y sus personajes, hasta el punto de que el irlandés incluso rescribió –transcribió– Cimbelino. Nietzsche le elogiaba con todos los recursos de su infinita palabrería. Goethe y sus colegas del grupo Sturm und Drang le tomaron como punto de partida para librarse de la tiranía de la influencia literaria francesa. Freud partió de sus personajes para sus estudios, y algunos dicen que su Edipo no es otro que Hamlet. Y la lista se repetiría hasta la extenuación si citásemos a todos sus devotos. Y todavía sería más larga la de los que intentaron, sin éxito, criticarle. Es decir, en Europa se ha leído a Shakespeare desde siempre.

En Francia Voltaire fue el gran impulsor de Shakespeare a partir de 1734. Le criticaba constantemente, pero al tiempo le traducía y lo recomendaba . Una edición –la primera de las obras completas de Shakespeare en lengua no inglesa dirigida por Pierre Letourneur apareció en Francia entre 1776 y 1783. Aunque en el país galo apenas se represe-ntaron las obras del inglés hasta el siglo XIX , se le leía con dedicación e influyó seri-amente en el movimiento romántico, especialmente en Víctor Hugo. En Alemania la cosa fue todavía más lejos. Algunos autores, como el citado Goethe o Friedich Schiller le tomaron como punto de partida para la creación de un teatro que uniese a los pueblos de habla alemana en torno a una idea común. Según el profesor Dennis Kennedy, de la Universidad de Cambridge, desde su condición de extranjero Shakespeare es uno de los puntos de partida del nacionalismo alemán. Y ya desde 1620, con una traducción de Titus Andronicus, comenzaron a llegar una serie de innumerables traducciones a Alemania, tendencia que continuó durante todo el siglo XVIII, siglo de la Ilustración que en las tierras germánicas tuvo una importancia tan crucial o mayor que en Francia. Shake-speare era tan representado que un crítico escribió en 1781 que “¿Existe algún grupo de actores en Alemania que no haya representado Hamlet?” .

Desde entonces Alemania ha tenido a Shakespeare como “su” autor más representado. Por poner un ejemplo curioso, cuando en 1914 comenzó la Primera Guerra Mundial, mientras Shakespeare desapareció casi por completo de los escenarios londinenses en Berlín se aumentó el número de producciones con sus obras. El intelectual Gerhart Hauptmann dijo en 1915 en una conferencia de la Deutsche Shakespeare-Gesellschaft : “No hay ninguna nación, ni siquiera la británica, que más tenga que Alemania derecho a calificar a Shakespeare como propio... Aunque naciese y esté enterrado en Inglaterra, es en Alemania donde realmente está vivo”. Y es que fue en el berlinés Deutsches Theater donde, dirigida por Max Reinhardt, se hizo la mayor celebración del tercer centenario de la muerte del inmortal William.

Los casos de Francia y Alemania son sólo los dos mayores y más claros ejemplos de la influencia del inglés en todo el mundo. En la literatura rusa y en la estadounidense su influencia es evidente. Pessoa en Portugal mencionaba y aconsejaba encarecidamente la lectura de cualquiera de sus obras y sonetos. En Suecia Strindberg y en Noruega Ibsen adoran, casi literalmente, a Shakespeare. Más lejos, en la India se representó a Shakespeare por primera vez en Bombay y Calcuta en la década de los 70 del siglo XVIII. La primera representación de una obra traducida al hindi, Julio César, tuvo lugar en el Hindu Thatre of Calcuta en 1831. En Japón, aunque Shoyo Tsubouchi no comenzó su traducción de las obras completas hasta 1909, Shakespeare entró como un ciclón y desde entonces y hasta ahora se convierte en un autor fundamental de la creación artística nipona. Akira Kurosawa, por ejemplo, parte de Macbeth para rodar Trono de sangre y de El rey Lear para Ran .

Shakespeare es un autor fundamental en el progreso intelectual, cultural y humano del mundo. En casi todos los países de la faz de la Tierra. España es uno de los que ha con-seguido mantenerse impermeable a su influencia.

SHAKEAPEARE Y ESPAÑA

La primera traducción al español de las obras completas de William Shakespeare fue obra de Luis Astrana Marín, y se publicó en 1930. Mientras en Alemania celebraban el tercer centenario de Shakespeare, nosotros celebrábamos, como siempre, a El Quijote. La labor de Astrana Marín fue encomiable, pero, sobre todo en sus últimas entregas, flojea tanto en el lenguaje poético como en las partes más difíciles de los textos sespirianos. Esa es una de las escasas traducciones sistemáticas de Shakespeare que se han hecho en España. Ahora, el Instituto Shakespeare de la Universidad de Valencia está haciendo una traducción colegiada, lenta y sistemática de las obras de teatro. Antes del siglo XX, algunos autores probaron a realizar algunas traducciones esporádicas. La primera traducción directa del inglés al español que se hizo de Hamlet fue obra de Leandro Fernández de Moratín en 1798, una muy mala traslación que sin embargo todavía se representa en el teatro de vez en cuando. A Macbeth no le llegó su turno hasta 1838, por mano de José García de Villalta. Antonio y Cleopatra, la gran desconocida de las obras maestras de Shakespeare, no fue traducida por Eugenio Sellés hasta 1898. Y algunos autores, como Marcelino Menéndez Pelayo, hicieron algunas traducciones grupales de sus dramas, pero sin ir más allá. Shakespeare llegó tarde a España, y eso se nota. Nuestra filosofía en el siglo XIX no es precisamente brillante, y mientras Europa brillaba con el siglo de Oro de la literatura romántica y realista, en España seguíamos anclados en la genialidad de nuestros viejos clásicos, salvo las honrosas excepciones de siempre, curiosamente anglófilas: Galdós, Pardo Bazán o Valera. Además, Shakespeare llegó de malas maneras, porque hay obras a las que todavía les falta una traducción mínimamente decente. Especialmente doloroso es el caso de las grandes comedias. Aquí todavía seguimos anclados en La fierecilla domada y Las alegres comadres de Windsor, quizás, junto a Tito Andrónico, las peores de todas las obras de Shakespeare. Pero apenas sab-emos nada de Cómo gustéis, Medida por medida o Noche de Reyes. Y cuando llegan, lo hacen con esas versiones de mercadillo, tocadas incluso por la estúpida osadía de los actuales directores de escenas. Ver un Hamlet, un Macbeth o un Otelo a la española, es un insulto a la vista y al oído.

Por eso, aunque pudiésemos decir que a España Shakespeare no llegó mucho más tarde que a Japón, tenemos que lamentar la calidad de su llegada. No entendemos a Shakespeare, que incluso en sus grandes obras es un gran desconocido para la sociedad más “cultureta”. Apenas sabemos diferencias a Ofelia de Olivia, y tan contentos. Llegó tarde, y mal. Y luego apenas ha conseguido traspasar al piel de la sociedad española. Estrafalarios como siempre, los españoles han conseguido mantenerse secos de la influencia del autor de las grandes pasiones y los grandes discursos intelectuales. Apenas se han hecho adaptaciones no ya al cine, sino a la cultura española, en plan Kurosawa. Por eso en España Shakespeare se ha quedado reducido al tópico, al “ser o no ser” y apenas se conoce. Siempre deslumbrados por esa novela que nadie lee somos incapaces de comprender que además de Cervantes existe media docena de genios tan importantes como él a nivel mundial: Dante, Goethe, Tolstoi, Chejov, Shakespeare y algún otro. Porque si ignoramos quién es Rosalinda, no digo ya de Beatriz, Margarita, Natasha o Nina. Nosot-ros somos una patria de Aldonzas y Dulcineas.

Y en este atraso, en esta mala y tardía lectura de Shakespeare quizás residan muchos de los males que afectan a nuestro país. Shakespeare refleja la naturaleza humana como nadie. Don Quijote y Sancho hablan sobre ella. Yago, Próspero o Falstaff forman parte de ella. Y si Voltaire, Nietzsche, Freud, Shaw hablaban sin parar de Shakespeare, nosotros nos quedábamos mirando el ombligo orgullosos y satisfechos de que una vez el solo no se hubiese puesto en nuestro imperio. Todos esos autores también conocían a Cervantes, a Quevedo, a Gracián, a Calderón... autores que nosotros, por ignorar, también nos permitimos el lujo de ir deformando u olvidando. Hasta Shakespeare y unos pocos años más, nuestra calidad literaria fue seguramente la primera del mundo. Después, atocinad-os, fuimos dejando que su influencia fuese mejorando a nuestros vecinos, cercanos o lejanos, mientras nosotros nos permitíamos el lujo de ignorar al mejor escritor de la historia. Y, claro está, nos adelantaron... casi todos.


   
 

Rating: 4 - 1 voto(s).

   
_COMENTARIOS
No existen comentarios.
Comentario / Comment:
  atención: para realizar comentarios tienes que ser usuario registrado.
        

_HistÓrico_Cultura

05-12-10_ After the hacking of UbuWeb * An open letter
01-11-08_ Todos los archivos del mundo...
28-03-09_ La libertad en Internet facilita el éxito de los artistas"
18-09-08_ Entrevista * Michel Montignag
08-06-08_ Para repudiar el nuevo Guggenheim (México)
22-05-08_ Inisde Landmark Forum
07-05-08_ ELÁSTICA VARIABLE * Imagen y Conocimiento
08-04-08_ Bajo el asfalto estaba la red
19-02-08_ La palabra [imagen] encendida [apagada]: on [off]
24-03-08_ Zemos 98... 99... 100...
24-03-08_ Arriba, abajo, de lado, tirado...
27-05-08_ Fuentes de la fragmentación e hipertextualidad narrativas en la web
09-12-07_ Schwarz auf Weib (negro sobre blanco): palabras en busca de un mundo
21-11-07_ UBU * Selected by Christof Migone
09-10-07_ Elogio del editor suicida
04-10-07_ Operación: Salvar el Reina Sofía (ohjú)
01-08-07_ Hans Rosling issues new challenges 
12-07-07_ PIENSA * De gestión y pensamiento
06-07-07_ Navegacion: las huellas borradas
29-06-07_ Hipertexto * El fluir del pensamiento.
29-06-07_ MARC FUMAROLI: "La cultura se ha convertido en una ensaladilla rusa, ¡en una pizzeria!
27-06-07_ De lo insabido que hace saber...
02-06-07_ The Black Dog
03-05-07_ Nico * Frozen borderline
31-05-07_ Alex Katz * Interview
29-03-07_ Otto von Busch * Abstrak Hacktivism
31-05-07_ Alain Badiou * Truth
12-03-07_ Interview * Anthony Dunne
03-03-07_ Kill your idols
12-02-07_  El teatro imposible 
03-02-07_ An Alliance of lions
28-01-07_  Maria Antonieta o, ¿el regreso del Posmodernismo?
28-01-07_ México, el vuelo del águila
22-01-07_ Open-of-Course
19-01-07_ Santi Santamaría (interjección)
09-01-07_ Una vivencia (-sueño) nocturna * Ludwig Wittgenstein
06-01-07_ UbuWeb Featured Resources Januray 2007 Selected by Mónica de la Torre
05-01-07_ Umberto Eco: ¿para qué sirven los diarios?
19-12-06_ Interview * Mark Shepard
13-12-06_ Contra Cage
02-12-06_ UbuWeb Featured Resources December 2006 Selected by Raphael Rubinstein
23-11-06_ Jonas Mekas 32 films
22-11-06_ Sundance Winner 'The Corporation' Released for Free on BitTorrent
14-11-06_Como nos vemos. Del Renacimiento a YouTube* Hubert Burda
01-11-06_Crónica de un fin de semana anunciado
30-10-06_El espejo acústico
01-11-06_Viernes 27 a tope: aviso a navegantes
22-10-06_Un mundo sin Copyright
16-10-06_Robert Anton Wilson: The I in the Triangle
08-10-06_ Yeah Yeah Yeahs in Australia
28-09-06_Miles Davis, Romantic Hero
24-09-06_Barbara Kruger and William Gibson * on information with Tim Marlow
19-09-06_ A bibliography of Things
20-09-06_Los vaivenes de la moda en el MOMA y la Tate Modern
14-09-06_Dubstep, el underground eterno
06-09-06_Experimenting with Brands in Second Life
03-09-06_Download Public Domain Books in PDF For Free
21-08-06_Últimos «gatillazos» de Taylor-Wood
17-08-06_Writing About Virtual Words
12-08-06_The Ghost In Your Genes
06-08-06_Guy Debord (1931-1994) * Films
03-08-06_perfiles, recomendaciones y feliz verano
01-08-06_Jugando con el tiempo: Will Wright y Brian Eno
28-07-06_Bukowski y la nostalgia
20-07-06_Enigma variations * Pierre Huyghe
30-06-06_It's a Wonderful List
22-06-06_la vida secreta de los libros
17-06-06_The death of the critic
18-06-06_Del pop-art al 'videoclip'
05-06-06_Marketing to avatars
05-06-06_Generation next
12-05-06_Los escándalos de negatividad
05-05-06_El garaje Hermético de Jerry Cornelius * Moebius
31-05-07_ Miles Davis, más alla
21-04-06_Siempre la misma
19-04-06_¡¡MADRID LEE!! (y otras pildoras de su interes)
08-04-06_100 años de Beckett * Déjenlos que se rían
29-03-06_Monkish
27-03-06_Adios, Stanislaw Lem
27-03-06_Don't Do Unto Others
25-03-06_Entrevista * Slavoj Zizek
19-03-06_Los Angeles, capital del arte del siglo XXI
19-03-06_El Objeto y La Música
12-03-06_Santayana-Lowell, cartas del viejo filósofo al joven poeta
01-03-06_Hoy he visto el futuro del rock y no se llama BS
01-03-06_Sobre la ciencia ficción
28-02-06_Tommy Lee Jones / Los tres entierros de Melquiades Estrada
28-02-06_Más moderna que ninguna
23-02-06_The fine art of revenge
18-02-06_From Russia With Blood / The horrors of Night Watch.
15-02-06_Un encuentro con Giorgio Agamben
12-02-06_Happy Birthday Charlie: Darwin Celebrated With Cake, Fossils
07-02-06_Arco: con un 'picasso' en el bolsillo
30-01-06_Araki, el pornógrafo compulsivo
29-01-06_Las líneas secretas de la escritura
25-01-06_Navahoax
27-01-06_When Cosmologies Collide
20-01-06_Darwin on Trial
17-01-06_My House, Bauhaus
16-01-06_Portrait of the Artist as a Young Artist
13-01-06_Copiátelo en la cabeza
13-01-06_Los seres humanos matamos más que la muerte
08-01-06_No usarás el nombre de la cultura en vano
09-01-06_Permanencias Difusas
24-11-07_ Miles Davis: The Cellar Door Sessions 1970
21-12-05_Acid Christmas
03-12-05_Primer > Yo mismo Yo [ delayed yo-yo reloaded ]
05-11-05_Entre mis recuerdos
27-10-05_Harold Pinter / “Sobrevivir es mi principal objetivo”
02-09-05_The subject of art
20-07-05_Impermeables a Shakespeare
04-07-05_2666

_ORBITAL_Cultura

_Servicios

test
Regístrate y disfruta de utilidades de administración y gestión de los contenidos de e-limbo*
Recibe las novedades en tu correo electronico.
El futuro está escrito en las estrellas... Horóscopo creado por J.G. Ballard y dedicado a todos vosotros.
Aplicaciones y herramientas necesarias para navegar y utilizar los contenidos del limbo electrónico e internet (www).
Artículos de e-limbo* en formato PDF preparados para viajar y aportar información allá donde estés. (y seguir salvando árboles)

_e-limbo * apoya

test

_Multimedia

_AUDIO >
Mais uma edição do podcast Música Livre para o Archivo Vivo, do Centro Cultural da Espanha/AECID. ...
_PODCAST >
Ante preguntas de oyentes y amigos, puedo responder ahora que Vía Límite continuará en Radio ...
_VIDEO >
SORPRESA¡!¡! An unreleased version of Talking Heads' "Psycho Killer" with Arthur Russell on cello
Optimizado: Firefox, Safari, Mozilla, Netscape, Konqueror, Explorer. Resolución óptima: 1024x768
ISSN: 1885-5229    Aviso Legal e-limbo.org*