e-limbo, e-zine de informacion y analasis de modos de vida actual
 
20.11.2017 / Sesión no Iniciada 
_Placer

 _enviar articulo

e-mail emisor
e-mail receptor
Ayúdanos a evitar contactos automáticos
Anti Spam
Texto
 

En estos tiempos de hipercomunicación bastaría la invitación de enviar a un amigo cualquiera de los textos que consideres interesantes algo redundante: demasiada comunicación, demasiados textos y , en general, demasiado de todo.
Es posible que estemos de acuerdo... pero cuando encuentras algo interesante en cualquier sitio, la red, la calle, tu casa, o un lugar escondido y remoto, compartirlo no sólo es un acto (acción, hecho) de amistad o altruismo, también es una manera de ahorrar tiempo a los demás (y de que te lo ahorren a ti (si eres afortunado) a costa del tiempo que tu has podido derrochar (emplear) y el gustazo de mostrar que estuviste ahí (o donde fuera ) un poco antes (el tiempo ya no es más el que era).
Comparte con tus conocidos aquello que encuentras, es evolución.
Después del baile
26-02-06 Julian Barnes 

 
Flaubert es ejemplar por la estricta división entre sus escritos públicos y los íntimos. Sus novelas son construcciones objetivas que se despliegan en ausencia del autor; sus cartas son un lugar de manifestación de opiniones y exposición de sentimientos. Pero ambos mundos no estaban separados por el vacío sino conectados. Parte de la estrategia literaria de Flaubert fue la de tratar su correspondencia como un desbordamiento, una salida que purgaba el yo intruso y ayudaba a liberar la ficción hasta alcanzar la impersonalidad. Tres años antes de que se publicara Madame Bovary, dijo adiós, en una carta dirigida a Louise Colet, a «lo personal, lo íntimo, a todo lo relacionado conmigo». El «viejo proyecto» de escribir sus memorias quedó entonces abandonado: «Ya no me tienta nada personal».

Esto hace más fascinante el gran torrente que tenemos: las incomparables cartas, además de las notas de viaje y los Cahiers Intimes de 1840-41. Estos fueron la respuesta de Flaubert al comentario del doctor Jules Cloquet, que cuidó de Flaubert durante un viaje por los Pirineos y Córcega que hizo a los 20 años. Cloquet le aconsejó que anotara «todo lo que conociera», lo sellara, y guardara el sobre durante 15 años. El médico aseguró a su pupilo que cuando a los 35 volviera a abrirlo, descubriría «un hombre diferente» de aquél en el que se hubiera convertido mientras tanto.
Nadie sospechaba que esta técnica del sobre cerrado había tenido más de una salida, hasta que en 1999 Matthieu Desportes publicó Heures d'autrefois, las memorias de la sobrina de Flaubert, Carolina Franklin Grout. En un apéndice se reúnen transcripciones de las notas de trabajo de Carolina. Recuerda que, en momentos de extremada emoción, su tío sentía la necesidad de anotar sus impresiones y dejarlas selladas. Enumera tres ocasiones: las muertes de Alfred Le Poi-ttevin y Louis Builhet, «y creo que también la muerte de su hermana».

Hallazgo. Esta última pieza, si llegó a escribirse, no se ha encontrado; pero para asombro y placer de los flaubertianos, las otras dos, necrológicas íntimas de los dos amigos más cercanos de Flaubert y sus compañeros literarios más queridos, han sido descubiertas. Formaban parte de un dossier de seis fragmentos preparado por Carolina F. Grout para una publicación que nunca tuvo lugar; están escritas a mano por ella, y los originales de su tío permanecen aún perdidos. Con frecuencia se publican adiciones a la correspondencia de Flaubert; pero éste es el hallazgo más importante desde que Bruneau publicó el Conte oriental en 1973. El dossier se dispersó después de la venta de las posesiones de C. F. Grout en 1931, y desde entonces han aparecido y se han publicado dos de los seis fragmentos originales. Los otros cuatro los presentan Desportes e Yvan Leclerc (Vie et travaux du R. P. Cruchard et autres inédits, Universités de Rouen et du Havre). Son de diferente categoría. La más genial y predecible es la pieza Vie et travaux du R. P. Cruchard, enviada a George Sand en 1873 y cuya existencia estaba ya documentada. Es una falsa biografía de uno de los muchos álter egos cómicos de Flaubert. [...]
Bal donné au Czar no sólo es inédita, sino insospechada. Son las notas que Flaubert tomó, en junio de 1867, después de asistir a un baile ofrecido en las Tullerías por Napoleón III en honor de Alejandro II de Rusia y Guillermo I de Prusia. El engreimiento burlón con el que Flaubert comunicó esta invitación a Carolina en una carta [...] indica que era consciente de la condición del artista en tales ocasiones: un elemento secundario del decorado de la mesa. [...]
Pero las dos piezas clave del dossier son las necrológicas íntimas: atractivas en sí mismas, pero también cuando se unen a las cartas en las que Flaubert describe los mismos sucesos a Maxime Du Camp (su tercer compañero literario importante, y el único que lo sobrevivió). Por sí solas, las cartas a Du Camp son tan impulsivas como cabría esperar de su autor [...]. Pero comparadas con las notas selladas de Flaubert [...], las cartas equivalen casi a una interpretación; en cualquier caso, algo bien expresado y conscientemente escrito. Transmite a Du Camp lo que hay que transmitir: quién hizo y sintió qué, cómo se desarrollaron los acontecimientos, qué salió mal, qué cosas grotescas enturbiaron su solemnidad.

Lo que ocurrió. En cambio, las notas transmiten lo que ocurrió; es decir, todo aquello que pasó y excitó los sentidos del novelista, todas las partes de relleno triviales, necesarias y molestas que acompañan a los días de muerte [...]. Y tampoco es la simple adición de nuevos detalles: hay discrepancias menores pero significativas entre los relatos paralelos. En la necrológica íntima, Flaubert señala que durante su vigilia percibe desde la profundidad de los bosques circundantes «la dulce y lejana llamada de un cuerno de caza». Este detalle sí se lo transmite a Du Camp en su carta; pero mientras que en privado indica que la lejana llamada del cuerno se produce a las «11», a Du Camp le dice que se produjo «a media noche». [...]
La despedida de Bouilhet que sella unos 20 años después contiene igualmente muchos detalles añadidos [...]. Pero hay una diferencia tanto de tono como de material. El relato que envió a Du Camp estaba pensado para consolar a su destinatario: su amigo había experimentado una muerte buena, valiente y sin religión, y había tomado las decisiones adecuadas sobre cómo hacerlo. El obituario muestra mucho más el pánico del dolor experimentado por Flaubert, mientras que a quien intenta consolar aquí es a sí mismo. Como señala Leclerc, al enterrar a Le Poittevin, Flaubert estaba enterrando su vie de garçon; con Bouilhet anticipaba su propia muerte (y el parecido físico entre los dos amigos debió de suponer una espeluznante visión preliminar). Y si bien en ambas necrologías las emociones mostradas son menos literarias que en las cartas, las notas sobre la muerte de Bouilhet revelan una nueva evolución: el temor a la emoción. En 1848, el joven tomó el hediondo cuerpo de Le Poittevin en sus brazos, como un escritor lúcido (aunque inédito) que abraza y examina lo peor de la vida. Pero en 1869 el Flaubert que se acerca a la vejez no soporta ver a Bouilhet muerto, y espera hasta que cierran el ataúd.
Estas notas dispersas, apresuradas, no sólo amplifican el estado mental de Flaubert; también contienen nuevos datos biográficos. Es un hecho conocido que Flaubert consideró el matrimonio de Le Poittevin, en junio de 1846, como un acto de traición, tanto a él personalmente como a los principios artísticos que compartían. En la acertada expresión de Leclerc, fue un caso (en opinión de Flaubert) de «suicidio mediante el matrimonio». Lo que no se sabía es que Le Poittevin no entró en el matrimonio en un estado de ciego engaño sentimental. Unos días antes de la boda (a la que Flaubert parece no haber asistido), le entró tal pánico que le sugirió a su amigo Boivin «largarse» juntos.
Las páginas sobre Bouilhet resultan aún más sorprendentes desde el punto de vista biográfico. Flaubert y Bouilhet intimaron en agosto de 1846, dos meses después del alevoso matrimonio de Le Poittevin. Bouilhet fue el inflexible apoyo literario de Flaubert, su brújula intelectual; además, fue su compañero de diversión, y con él desarrolló el mundo eclesiástico de fantasía habitado por el reverendo padre Cruchard. La historia siempre los ha situado en la lista de compañeros a los que sólo la muerte podía separar. Pero ahora se ha sabido que, tres años antes de su muerte, Bouilhet también abandonó a Flaubert. De acuerdo con la necrológica sellada, Bouilhet cambió «de humor, personalidad e ideas», se volvió estrecho de miras, provinciano, remilgado y avaro. El placer de la lujuria, que Flaubert seguía considerando saludable y cómico, a Bouilhet se le antojaba ahora infantil y repulsivo. Desarrolló «todos los síntomas morales de la vejez». Se negaba a visitar Croisset y empezó a censurar a Flaubert, en especial las actividades mundanas de sus amigos.

Quema de cartas. Ambos amigos se reconciliaron hacia el final, y Flaubert pudo escribir que había «redescubierto a su Bouilhet tout entier»; pero el alcance de su separación nunca se había insinuado antes. O si se había insinuado se interpretó mal: cuando Flaubert le dice a Du Camp, en su carta de duelo, que el Bouilhet que había vuelto a Rouen para morir había «cambiado por completo respecto al hombre que tú conociste», la mayoría de los lectores suponía que no se trataba más que de una catastrófica decadencia física. Ahora entendemos el significado más profundo de la frase.
Pero hay algo peor: la repentina respetabilidad de Bouilhet le indujo a quemar muchas de las cartas de su amigo. Y tampoco fue el primer incinerador: Flaubert recuerda aquí que dos décadas antes «Alfred también desarrolló la manía por el auto de fe». Esto explica la triste desproporción en la correspondencia: 40 cartas de Le Poittevin a Flaubert, pero sólo 15 en respuesta. El vandalismo de Bouilhet es mucho mayor: 523 de sus cartas a Flaubert sobreviven, frente a sólo 86 en el sentido opuesto. Y tampoco sirve de gran consuelo que la irritación de Flaubert ante la conducta de su amigo tenga un tinte de prolepsis: una década después, este particular «síntoma moral de la vejez» también lo atrapó a él. Encendió dos piras: una en 1877, en la que destruyó las cartas que le envió de joven Du Camp y otra en 1879. Cuando se descubrió por primera vez el esplendor de la correspondencia de Flaubert y lo incompleta que estaba, se supuso que Caroline F. Grout, la albacea literaria, habría sido su destructora.
Encajaba en un paradigma biográfico: el de la descendiente avergonzada que protege la reputación de la familia. Pero existe un paradigma igual, el del artista envejecido que limpia por adelantado su propia biografía. Caroline era sospechosa de haber quemado las cartas de Louise Colet; ella lo negó, pero hasta que Hermia Oliver publicó Flaubert and a English Governess no fue defendida hasta la práctica exculpación. Los destructores de cartas resultan haber sido los sospechosos obvios, los primeros destinatarios: Le Poittevin, Bouilhet y el propio Flaubert.
Cada vez más, el cuidado que Caroline dio a la propiedad literaria de su tío se puede considerar honorable, y prueba de ello es que estos cuatro nuevos textos han sobrevivido.

   
 

Rating: 4 - 1 voto(s).

   
_COMENTARIOS
No existen comentarios.
Comentario / Comment:
  atención: para realizar comentarios tienes que ser usuario registrado.
        

_HistÓrico_Placer

23-10-10_ Brownswood Basement DRUM & BASS
28-02-10_ La lluvia en Brighton
18-10-09_ Entrevista sobre Post-Porno
17-05-08_ Una profunda tentación de vacío
31-03-08_ Donde las miradas matan (deseo, peligro)
25-09-07_ Gilles Deleuze. Conversaciones (1972 / 1990)
27-06-07_ Porno ergo sum
22-05-07_ Nancy... BAM !¡ BAM !¡
12-05-07_ 7 ( o la barra del siete)
26-06-07_ La Maqueta
02-05-07_ Dressed to kill: museum (Katz woman)
16-04-07_ Los Soprano: 5 temporadas en 7 minutos
05-04-07_ Lovecraft *Al otro lado del umbral
14-03-07_ Nouvelle Vague Porn
16-01-07_ La tortura de la Esperanza 
10-06-08_ ¿Por qué Godard?
21-12-06_ How to make a fake + F for fake  + Almost true
11-08-07_Reunión: John Cage, Marcel Duchamp, Música Electrónica y Ajedrez
02-12-06_ Baterías y algo más
27-11-06_ Taller Porno en Hangar
23-11-06_ El Madrid de la Petite Claudine
15-11-06_ Que mil nombres florezcan
10-11-06_ El Modelo de Pickman * Lovecraft
10-11-06_ ¿Es posible un Homer español?
05-11-06_ Tomie
01-11-06_ Otis Redding at the Whiskey A Go-Go
26-10-06_ Beck with the Flaming Lips
24-10-06_Beck + Gondry
17-10-06_Matsumoto Toshio * Documentarists of Japan # 9
11-10-06_links for 2006-10-11
08-10-06_ The Specials at Hurrah's in 1980
05-10-06_Andy Warhol's Silver Flotations * Willar Maas
09-12-07_ Love, peace & poetry: Turkish psychedelic music
30-09-06_Trial and Error * on Weight-loss drugs
18-09-06_Greil Marcus * The mystery of the woods
17-09-06_State of the Annotation
14-09-06_Los Fans del Hip Hop FOLLAN +
07-09-06_Goya reloaded
03-09-06_Pianoless Vexations (Erik Satie)
31-08-06_Podemos recordarlo todo por usted
16-08-06_James Joyce * Una nubecilla
11-08-06_Villa Landor
27-07-06_El hombre variable
25-07-06_No sólo las calorías
22-07-06_Adrià exalta las flores
27-06-06_Milton y su humano Satán
19-06-06_Pasiones geométricas
16-06-06_La cosmología es cosa de Dios... (H)Ala ¡!¡!
13-06-08_Kure Kure Takora (Gimme Gimme Octopus)
03-06-06_The View from the Bandstand
05-06-06_The sharing meal
11-07-07_ Frank Zappa * ...deciamos ayer
19-05-06_The Wall Street Journal of rock'n'roll'
06-06-06_How to Draw a Bunny
07-06-06_The fine art of revenge
12-05-06_Jean Seberg
09-06-06_Eric Dolphy * Hi-Fly
07-06-06_Bill Evans * in memorian
22-04-06_Tribeca Dining Guide: Where to Eat at Next Week's Film Festival
10-04-06_Gabriele d’Annunzio * De cómo la marquesa de Pietracamela...
09-04-06_Berlín, la vanguardia a pie de calle
05-04-06_Antisocial Networking Gets Hip * Snubster
01-04-06_Dos genios en el mercado
26-03-06_AgitPropStar
13-03-07_ Mozart and Salieri
05-03-06_Michel Montignac | Una muerte ligera...
01-03-06_Cultivating a Mystique
26-02-06_Después del baile
21-02-06_An Interview With Jose Orlando Padrón
17-02-06_Undécima serie, del sinsentido
15-02-06_When vice presidents shoot people
12-02-06_Reductio ad Perfectionem: What a Pigeon
11-02-06_El arte de la mirada silente / ARCO '06
07-02-06_Crystal Clear: An Interview with Shea Zellweger
07-02-06_The Way We Eat: Schnitzel on the Brain
26-02-06_El color que cayó del cielo / H.P. Lovecraft
29-01-06_Autenticidad por los cuatro costados / De la Riva
29-01-06_To tell... or not to tell
26-01-06_... la lluvia en Sevilla (si tienes casa) es una maravilla
27-01-06_Languedoc vs. Burdeos: ¡Guerra civil!
23-01-06_Ciencia y cocina se fusionan
16-01-06_Descargar la espalda con yoga
16-01-06_Sabores de Asia en tres dimensiones
10-01-06_Cookshop Charms With Gutsy Food, Fiery Rotisserie
05-01-06_Viticultura Bordelesa en el Duero
19-12-05_Como viajar de Londres a Madrid en el siglo XXI
30-09-05_El efecto de una relectura
11-09-05_La carta de Lord Chandos
10-08-06_Villa Landor
19-12-05_Como viajar de Londres a Madrid en el siglo XXI
29-09-05_El efecto de una relectura

_ORBITAL_Placer

_Servicios

test
Regístrate y disfruta de utilidades de administración y gestión de los contenidos de e-limbo*
Recibe las novedades en tu correo electronico.
El futuro está escrito en las estrellas... Horóscopo creado por J.G. Ballard y dedicado a todos vosotros.
Aplicaciones y herramientas necesarias para navegar y utilizar los contenidos del limbo electrónico e internet (www).
Artículos de e-limbo* en formato PDF preparados para viajar y aportar información allá donde estés. (y seguir salvando árboles)

_e-limbo * apoya

test

_Multimedia

_AUDIO >
Mais uma edição do podcast Música Livre para o Archivo Vivo, do Centro Cultural da Espanha/AECID. ...
_PODCAST >
Ante preguntas de oyentes y amigos, puedo responder ahora que Vía Límite continuará en Radio ...
_VIDEO >
SORPRESA¡!¡! An unreleased version of Talking Heads' "Psycho Killer" with Arthur Russell on cello
Optimizado: Firefox, Safari, Mozilla, Netscape, Konqueror, Explorer. Resolución óptima: 1024x768
ISSN: 1885-5229    Aviso Legal e-limbo.org*