e-limbo, e-zine de informacion y analasis de modos de vida actual
 
01.05.2017 / Sesión no Iniciada 
_LITERATURA * ENSAYO

 _enviar articulo

e-mail emisor
e-mail receptor
Ayúdanos a evitar contactos automáticos
Anti Spam
Texto
 

En estos tiempos de hipercomunicación bastaría la invitación de enviar a un amigo cualquiera de los textos que consideres interesantes algo redundante: demasiada comunicación, demasiados textos y , en general, demasiado de todo.
Es posible que estemos de acuerdo... pero cuando encuentras algo interesante en cualquier sitio, la red, la calle, tu casa, o un lugar escondido y remoto, compartirlo no sólo es un acto (acción, hecho) de amistad o altruismo, también es una manera de ahorrar tiempo a los demás (y de que te lo ahorren a ti (si eres afortunado) a costa del tiempo que tu has podido derrochar (emplear) y el gustazo de mostrar que estuviste ahí (o donde fuera ) un poco antes (el tiempo ya no es más el que era).
Comparte con tus conocidos aquello que encuentras, es evolución.
El fantasma del fantasma * Aproximaciones al régimen escópico de Las Meninas
18-09-09 Jose Luis Brea 

 

Hoy hablábamos un compañero de la vieja guardia y yo de lo intenso y exquisito de este pequeño ensayo de JLB... y la conversación hizo presente el fantasma del fantasma de las relaciones pasadas, y cierto escopismo de lo que ya sería difícil de ver, pensar... rememorar de estos textos que hacen que la vida vuelva y se pliegue sobre si misma haciendo del dandismo profecía deleuziana del equilibrio entre profundidad y superficie: hacer pensable lo impensable y viceversa. Todo es puro entretenimiento (pero del de ahora, en lo evidente y espectacular) [e-limbo*] 

#1

Empecemos por lo que vemos, pero no podemos ver. Vemos a un pintor pintado, pero no lo podemos ver. Lo que podemos ver es a un pintor pintando. Lo que vemos es lo que no es, lo que no hay –lo que sólo está como fantasma.

Podemos ver que él mira, pero –claro está- no podemos ver lo que él ve. En la práctica, todo el enigma del cuadro se constituye sobre el eje de esa mirada, y la inquietud del no-saber que ella abre. Pero, de nuevo, aquí estamos viendo fantasmas. En realidad, esa mirada, esa visión que nos interpelan, no están. Allí no hay nada, ni nadie, que mire o vea. Pero lo que vemos –de nuevo y en efecto- es lo que no es, lo que no hay: vemos una mirada, esa poderosa mirada. Ella, en efecto, también es un fantasma.

Y seguimos los juegos que ella instituye.


# 2

Sigamos entonces la pista de nuestro primer fantasma: He aquí un pintor pintando. Desde luego no es el primero en la historia de la pintura, es una escena relativamente frecuente. Un pintor pinta a un pintor. No diré –todavía- que se pinta a sí mismo: demasiado rápido estaríamos haciendo concesiones a los fantasmas –en este caso los propios del autorretrato. Un pintor pinta a un pintor que pinta. Desde luego, debemos acostumbrarnos a estos juegos de puesta en abismo, porque todo en Las Meninas tiene que ver con su lógica. Pero antes de preguntarnos qué se sigue de ello, debemos seguir valorando el problema con que hemos comenzado. Qué es lo que vemos, que es lo que no vemos que vemos, qué es lo que creemos que vemos –que realmente no vemos.

¿Qué es lo que creemos que vemos cuando vemos un pintor pintando? Vemos al pintor que ha pintado a ese pintor, Velázquez, no al pintor que él pintó –ese pintor en el cuadro, podríamos decir. Vemos, en efecto, a un pintor que no está (el pintor que pintó al pintor que vemos). Y por lo mismo, no vemos lo que hay: no es un pintor, en verdad, ni siquiera pintado. Realmente no es más que "pintura". Pintura es lo que realmente vemos, lo único que realmente vemos. Pero "pintura" es también lo único que realmente somos totalmente incapaces de ver.

Cuando menos, en principio.

En efecto, esto empieza a estar claro: cuando vemos pintura, siempre vemos fantasmas, sólo fantasmas. Y a cambio no vemos lo que realmente hay, lo único que realmente hay.

En efecto: pintura. Pegotes de pigmentos amalgamados y secos sobre la tela.

 

# 3

Nuestro segundo fantasma es la mirada, ya lo dijimos. Vemos una mirada, extremadamente potente, que nos desafía, que nos interpela: incluso pareciera que nos mira a nosotros. No sólo vemos una mirada, entonces, sino que vemos una mirada mirarnos, unos ojos que nos ven, que nos observan.

Seguro que incluso sentimos ese escalofrío extraño que siempre produce ser mirado, como si la mirada tuviera un tacto, rozara. Y hasta incluso es posible que nos sea difícil recordar una mirada tan densa, tan extraordinariamente inquietante, tan magnética, que alguna vez nos haya retado tanto a sostenerla.

Ya no voy a repetirles que esa mirada tampoco está, que esos ojos que creemos ver viéndonos no están, que no son ojos, que sólo son fantasmas –esto ya hemos aprendido a descubrirlo. Vamos a decir que lo que hay –"pintura", ya lo dijimos- llega a hacernos sentir que nos mira, y que los ojos de ese pintor pintando -que no es el que vemos, sino el que pintó al que vemos, mero pintor pintado- nos mira, nos observa, nos ve. Digamos que la pintura nos hace sentir que nos mira porque lo que vemos allí no es ciertamente lo que hay, pintura, sino lo que nuestro ojo pone en ella al mirarla. La potencia de, para entonces, haberse transfigurado en imagen.

Para que eso pueda haber llegado a acontecer –para que el fantasma llegue realmente a habitar ese espacio de pura materia muda- dos conos escópicos –y probablemente otras varias dinámicas, veremos- han tenido que cruzarse. El primero trae desde el cuadro todo un espectro de luz rebotada con mil matices distintos –colores, texturas, formas-. El segundo cono es el de nuestro ojo mirando, observando ese espectro. En realidad, por tanto, sólo hay imagen cuando, y dónde, ambos conos se cruzan, un escenario virtual que ya ha sido –por Lacan, como es sabido- designado pantalla. Para que una pantalla se interponga entre la pintura y el espectador –y pueda allí formarse la imagen, siempre entonces virtual- es preciso que nosotros miremos al cuadro, cierto. Pero también que algo –cuando menos un mathema- desde el cuadro nos observe.

Puede que ese esquema sea, exactamente, lo que en este cuadro se está pintando. Incluso puede que en ello –en, digamos, pintar ese esquema- vaya a residir toda su importancia.

 

# 4

Quiero, antes de seguir entrando en el cuadro –demasiado rápido cedemos a todas las trampas que nos tiende- volver a su pintor, a nuestro primer fantasma. ¿Cuál es la argucia –argucia teológica, podríamos acaso decir con Marx- mediante la que nuestro primer fantasma consigue hacerse pasar por real?

Por supuesto la argucia es del orden de la retórica: podemos sospechar que se trate de la puesta en eficacia de una estructura de prosopopeya –como en todo discurso autobiográfico, incluso como en casi todo discurso en primera persona-. Sin duda, sí, hay prosopopeya –digamos, esa simulación de una voz que se pone en el correr blanquinegro de los signos de una frase, o en el trazar pastoso de las pinceladas de un cuadro- como ficción potenciada de la voz del yo que habla en ella (yo, Velázquez, pinto esto que ven). Pero eso ocurriría ya con todo autorretrato –e incluso con todo retrato, por extensión adquirida del "derecho" de advenir un cierto coeficiente de subjetividad a ese espacio que la prosopopeya autoral pone- y lo que aquí tenemos es algo un poco más complejo, y al mismo tiempo más elucidado.

Aquí la prosopopeya alcanza un carácter fractal, y diría que gracias a ello obra su encantamiento performativo: redobla la fuerza de veridicción de lo representado –al ser ello el autor del propio representar- por la credibilidad añadida que ostenta el supuesto de necesaria existencia de éste, conminándonos así a enfrentar lo puramente fantasmático como si fuera real, convirtiéndolo de hecho en, para nosotros, real.

Aquí, y para ello, el pintor es presentado en la misma actividad de pintar, autor como productor.  Lo que creemos ver es el acto mismo de la representación del que la propia representación resulta –a ello contribuye sin duda el equívoco de la proporción verosímil entre el cuadro que vemos dentro del cuadro, y el propio cuadro dentro del cuál lo vemos. Así, en el gesto de estar pintando –importa el gerundio, el orden de acontecimiento y práctica que ello introduce- se hace plausible el equívoco entre sujeto del enunciado y sujeto de la enunciación, entre el pintor al que se pinta y el pintor que lo pinta –que lo pintó.

Pero quizás no se trata de meramente hacer pasar un engaño, de hacer valer ese equívoco. Acaso, y esto sería mucho más importante, se trata de hacer ver que siempre se adviene sujeto –en el espacio de la representación (y no hay otro)- por efectuación de una argucia teológica semejante: sólo hay el yo que se dice en la propia práctica discursiva, pero éste logra redoblar la credibilidad de que existe fuera de ella –incluso antes de ella- en tanto se muestra a sí mismo produciéndola, en tanto –al hablarla en primera persona- se adueña de ella y la muestra como propia actividad (o "cómo hacer cosas con palabras", habría dicho Austin).

La que vemos como práctica de representación –como, tal vez, espejo del mundo- es en realidad una práctica productiva, empeñada en generar –y capaz que lo logra- aquello de lo que habla.

Digámoslo de otra manera: que lo que se nos presenta en apariencia como un modo de ver es en realidad un modo de hacer. El primer espejo de este cuadro –seguramente nosotros no lo vemos: es aquél en el que Velázquez se mira para pintarse- no mira al mundo. Sino al sujeto que lo produce, para una vez cargada de verosimilitud la ficción de su realidad, hacerla pasar fractalmente –aquí no hay aún metalenguaje- a la totalidad de lo representado. Por supuesto la fuerza que carga ese movimiento de credibilidad es nuevamente un juego o una estrategia retórica: en este caso, una de metonimia, --o, acaso, sinécdoque.

 

# 5

Seamos claros: lo que de verdad puede interesarnos de esta pintura no son sus trampas –digamos sus trampas de la fe.

Sino quizás lo contrario: la desafiante transparencia con la que muestra todas las estructuras que le dan forma, toda la retoricidad de la que es resultado, como si no quisiera esconder carta alguna en la manga. Sólo por ello, y si así fuera, tendríamos que reconocerle su estatuto embargadoramente moderno: ese exquisito trabajo de autoelucidación –autocrítica inmanente, hasta podríamos decir- anticipa otro –el de las vanguardias conceptuales- que aún habría de tardar mucho tiempo por llegar.

Con todo, esa sensación de transparencia total nunca nos es entregada –del todo-. Nunca deja de inquietarnos la sensación de que por mucho que se nos revele –e incluso en el propio mostrársenos de todas las estrategias del representar- algo va a seguir permaneciendo oculto para nosotros, opaco a nuestra visión. Incluso nos cuesta vencer la sensación de que el verdadero propósito último de mostrárnoslo todo pueda precisamente ser el que no logremos ver nada ...

O acaso –y esto sí que sería interesante- que logremos ver … que ciertamente nunca vemos nada –de todo ello, de toda esa compleja trama que estructura y articula nuestros actos de ver.

(Acaso de la totalidad de nuestros actos de ver, que tiene su entramado escondido en un punto ciego: pongamos que en ese punto está el espejo que hemos dejado olvidado en el epígrafe anterior: aquél en el que Velázquez se veía viendo –si lo hacía).

 

# 6

 "La expectativa de que [el cuadro] nos devuelva la mirada". Seguramente es difícil encontrar definición más ajustada y elegante –de entre todas las dadas por Walter Benjamin- de lo que representa el aura –en los términos de una rigurosa teoría estética, que aquí se recortaría en los muy precisos de una economía de la visión.

Aún más difícil es –sin duda- encontrar un cuadro que exponga y haga mejor visible justamente esa lógica. No porque el cuadro esté ahí para levantar nuestra expectativa –que también, desde luego- sino porque lo que en él se pinta es precisamente el esquema que ella, esa expectativa de ser mirados por lo allí presente, sigue en su constitución … y defraudamiento.

Y no sabría decir si lo que de verdad tiene de inauguralmente moderno esta escena es, acaso, su propia condición analítica -es decir el darse por tema a pintar el propio esquematismo que otorga sus poderes y valencias a toda pintura-, o la radicalidad con que alcanza a poner en evidencia también cómo ella en eso, en efecto, fracasa.

Y por lo tanto, deja que su poder de encantamiento acabe cediendo paso a otro de secularización y desencantamiento absoluto –al mostrarnos precisamente que nuestra expectativa choca allí con el muro de una nada.

Ese muro está vuelto de espaldas, y es el cuadro que desnuda, precisamente, la mudez total y ciega del cuadro que lo aloja.

 

# 7

Escena [lacaniana]: como carbones incandescentes en negro, dos puntos hipnóticos en su brillo concentran la atención del bebé. Todavía no puede ver demasiado, apenas formas borrosas, incapaz aún de reconocer que el cuerpo que se refleja en ellos es el suyo.

Pero reconoce una mirada, se reconoce mirado.

Acaso por la persistencia –quizás esto ya es una persistencia retiniana- de esos dos poderosos puntos negros en todo momento mantenidos en el centro mismo de su campo visual, en el foco insistente de aquello que por entero satura y constituye su conciencia, acaso por ello el bebé acaba por deducir –primera operación lógica de su existencia, que allí comienza- que lo que pasa en esos dos puntos … es exactamente lo único de lo que, por ahora, él tiene conciencia –lo único de lo que sabe que puede acontecer. Digamos, que algo allí ve

Ahora: eso que imagina –aquí el phantasma se introduce en la visión, para transformarla en vida psíquica- como un ocurriendo allí se le aparece entonces y necesariamente como el existir de un sujeto, como campo abstracto en el que la conciencia-visión cobra forma, alrededor de esos –ya para entonces- ojos (en los que lejos de cumplirse algún destino biológico, sólo se efectúa una operación lógica –donde más que estadística).

Todo lo doloroso del auto de fe en que se llega a devenir sujeto tiene su secuencia en la trayectoria por la que ese primer error –creerse el sujeto que le mira, sólo porque él mismo liga su ver a la presencia sostenida de esas dos oquedades- es sustituido por los [errores] que vendrán detrás: el más inmediato, en fase de espejización, asumir con ingrato duelo que él no es ése mismo que ve ver, sino precisamente el otro de él. Un otro del otro en el que al fantasearle ver, se postula a sí mismo viendo.

Ahora ya podemos sospechar lo que miramos en los cuadros, por qué al hacerlo se enciende en nosotros esa tan intensa expectativa de devolución de la mirada. El sujeto que sabemos no ser busca en ellos –en esos juegos de la visión que allí, en la materia pura, se instauran- ese poco de alma –esa nada de espíritu- en cuyo deseo incandescente e incolmable nuestro advenir como sujeto al mundo quedó, rehén, atrapado.

Y como en un fuego que nunca se apaga, arde –siempre girando en la noche - consumido.

 

# 8

Por supuesto, toda una economía social se asienta –y hace soportar- en esa estructura. La trama que se sigue de su lógica –una que engarza el advenir de un yo allí donde el deseo se escancia alrededor de una economía de la visión- es de naturaleza política: comporta un destino –cuando menos un cuasidestino- para el sujeto de conciencia y experiencia, que ha de resolverse en la forma de una ciudadanía, en la relación con los otros, víctimas de parecida danza.

Allí se instaura el drama de lo colectivo tramado por un proyecto civilizatorio, la aventura ardua del negociar la diferencia propia como entretejida en los roles –sociales, mundanos, cortesanos … bien retratados algunos de ellos aquí-, las relaciones de poder –otro fantasma se asoma a la escena desde no menos privilegiado lugar: el de los reyes-, las de deseo y la de su proyección en/con la totalidad de los objetos que pueden satisfacerlo (o –más bien- no, nunca) ...

Y claro que eso significa el estar mediado de todo existir –deberíamos acaso decir, para nunca universalizar lo particular: en el contexto de una epocalidad y una localidad social específica- por un cierto orden de la representación, que sentencia las condiciones bajo las que es posible, en su seno, todo saber, todo ver, todo amar, todo representar. Pero que sobre todo sentencia el carácter entramado de todo ello: sería absurdo pensar que el capitalismo –sepamos de qué hablamos- es únicamente un régimen específico de organización de las relaciones de producción  o acaso meramente otro de la distribución de la riqueza. Antes de ello y por encima de todo es esa articulación fundante –su algoritmo abstracto, si quieren- de un orden de la representación que regula y mediatiza los modos en que lo psíquico y todo lo que le concierne es prefigurado –la forma en que se organiza para un sujeto la totalidad virtual de su experiencia posible, las condiciones en que, incluso antes de llegar a en efecto tenerla, puede él mismo llegar a constituirse como tal.

Acaso lo más fascinante de este cuadro es que no se limita –como Foucault supo a la perfección intuir- a retratar esa trama, a vislumbrar y hacer visible ese orden de la representación abstracto (característico de un proyecto epocal y civilizatorio específico). Sino que, incluso, y más allá, y al dejarnos ver dónde se sitúan sus trampas constituyentes –las que en su esquematismo trascendental ponen las condiciones para el constituirse en su espacio de un sujeto de espíritu- permitirnos sospechar también bajo qué condiciones podría este orden ser subvertido. Digamos que es en tanto en él se pone en juego lo que Rancière ha llamado un régimen estético –que, huelga decirlo, es como tal inseparable de su destino y significado político.

 

# 9

El lugar de lo real está en disputa. Quien en primera instancia parece dispuesto a ocuparlo invoca eventualmente un derecho dinástico –o tal vez que tomemos por real lo que ni a regio alcanza. Pero el lugar de lo real –en esta particular economía escópica de la que el cuadro da cuenta- no cabe en el espacio de la representación. Es, en efecto, solventemente diseñado como su afuera, y acaso es en esta ruptura con la presuposición del cuadro-espejo (del cuadro-mímesis) donde resulta más reconocible el cambio de episteme que con él, y a partir de él, abre a lo moderno.

Lo real es producido, es el resultado de las operaciones discursivas que la propia práctica representacional, tomada como actividad, pone en juego. Así, está el real producido del que pinta –el pintor-en-el-cuadro cuya condición de sujeto agente, origen y fábrica de toda la escena, es (ya lo hemos visto) retrotraída por la fuerza performativa que induce su inclusión retórica (ese uso de su presencia pintando como equivalente en fuerza ilocucionaria al uso de una primera persona en el epitafio) en el teatro narrativo que se despliega en el espacio representado.

Luego está la fuerza delegada que todo el resto de las presencias –todas con equivalente liviandad fantasmática, de entrada- obtienen de él como por ósmosis o contagio, como por emanación, por participación. Sólo porque la presencia del pintor se ha cargado de fuerza  veridictiva –al firmar su doblete-esquizo dirigido tanto al adentro (pintor pintado) como al afuera-origen del cuadro (pintor pintante)- el resto de las figuras y personajes van a obtener las suyas, cobrando verosimilitud –fuerza de realidad- el conjunto de los puros espectros que allí se prefiguran. Ella, esa fuerza de realidad, no proviene en modo alguno de la calidad mimética –del "realismo", digamos, a riesgo de atragantarnos- que logren cada uno de ellos alcanzar. No: la escena no es –ni nunca pretendería ser- espejo de la que ocurre fuera.

Todo lo contrario, es la construcción de los usos discursivos, de la conversación que el cuadro describe –formalizada sobre todo a través de las miradas, pero también de los gestos, movimientos y posiciones- la que produce su exterioridad como escena totalmente "otra" de la representada. De tal modo que la tentación –diría que casi irresistible- de comenzar por imaginar que toda la escena se produce frente a un espejo –acaso ese mismo en el que Velázquez se veía viendo- se ve inmediatamente revocada. Ninguno de los personajes representados lo es en su condición de mero objeto de escopia, de mirada: cada uno es retratado –retorizado- en la condición de sujeto de visión activo, intensamente implicado –y reconocido como tal sujeto- en su propio acto de ver.

Así, lo que se prefigura como real es esa textura compleja que la trama de miradas pone como su lugar excluso –el lugar irrepresentable, el afuera frontal de su escena. Claro está que todavía aquí se nos tiende una última trampa: la de hacernos creer que un espejo escondido en el centro del espacio representado –que en cierta forma usurparía así en su conjunto la condición de real, para el que la escena de la representación sería aquello a lo que miran- podría guardarse la clave de desciframiento de qué es lo que habita ese afuera, el gran enigma de saber, digamos, qué sería como tal la "verdadera realidad".

Pero ese real que se deja intuir allí no es de hecho un verdadero real, sino como mucho el imaginario del imaginario, el fantasma del fantasma –intenten pensar el lugar de ese espejo en el making off de la escena en el estudio del pintor: resulta tan impensable como incantables las variaciones goldberg- que habita allí un no-lugar.

No lugar que es, diría, no un punto ciego, sino acaso su contrario. A saber, el significante despótico -lo que obsede la representación, lo que quiere verse en ella en todo momento-. Aquello que requeriría estar –siempre- en ese espacio, presidiéndolo y organizándolo incluso desde la ausencia. Es decir, y en breve: lo simbólico.

No. El real que nuestro cuadro produce es el mismo que nosotros tomamos por tal, este lugar desde el que lo observamos.

Este desierto, sí: bienvenidos.

 

# 10


Técnicas del observador, podríamos entonces decir.

Y aquí "técnicas del observador" significa –como en Jonathan Crary, en efecto- ese conjunto de tecnologías –ópticas, tecnomaquínicas, pero también epistemológicas, morales, políticas- mediante las que se produce al espectador. Acaso ésa, más que ninguna otra, es la riqueza del cuadro, su potencia y fertilidad, lo que él por excelencia produce. Seguramente la misma fertilidad y potencia que persigue alcanzar el proyecto civilizatorio al que ese cuadro se liga, acaso representa –digamos, con Foucault, lo moderno.

Es en efecto la producción de formas específicas de sujeción, de subjetividad, lo que se sigue y resulta de este trabajo, el producto de su intervenir en el mundo. El que aquí se lleva adelante viene a producir un espectador –un observador, un sujeto de conciencia y experiencia- que nunca antes había existido: es un ciudadano, un sujeto invitado a constituirse no sólo en soberano de la forma de su experiencia del mundo –de su ver, del saber ligado a ello- sino también en sujeto de la historia, protagonista activo del mundo cuya trama se le revela.

Esta no es, en efecto, una pintura de reyes: sino acaso un escenario en el que, al otro lado, hacer advenir al pueblo. En ese otro lado de la fina pantalla que lo separa del mundo, en efecto, es ese pueblo –acaso el mismo pueblo que una célebre noche de guerra lo trasladara sabiendo que en él tenía su mejor tesoro: esa deslumbrante afirmación de su protagonismo moral de su existir en el tiempo- es ese mismo pueblo finalmente llamado a hacer su historia propia lo que el cuadro invoca, siendo esa precisa la fuerza por la que el observador se siente enteramente atravesado, reconociéndose incrustado en la trama que él le muestra y elucida.

No, no se consiente aquí más al espectador habitar pasivamente el afuera de las tramas del mundo, de los modos en que éste es representado –como si el asunto del representarlo no fuera suyo, ni con él. Poniendo todo su foco allí, sobre ese pueblo que aún desfila ante su esquema abstracto para reconocerse escrito en él, interpelado allí, producido allí, lo que los dispositivos tecnopolíticos de este lienzo fabrican es –con más fuerza y empeño que ninguna otra cosa- a su espectador, como un sujeto al que ya le es negado ignorar el absoluto abstracto de las condiciones bajo las que su existir se representa –y se da, en tanto que representado- en el mundo.

 

y # 11

Fantasma del fantasma, ninguna otra cosa aquí que no sea la materialidad pura, radical (y la puesta en evidencia de toda pretensión de algo más).

Nada que ver, nada que haya sido mostrado o dicho, sino un puro silencio, el mero decir –acaso- que todo decir es imposible –o el puro trabajo de una retoricidad que no se escribe o intercambia como empatía mistérica entre los espíritus que creen habitar a uno u otro lado del lienzo, sino únicamente como esa gramática negra y dura de la materia más inerte, allí donde nada ni nadie ve, nada ni nadie pinta, nada ni nadie lee o escribe, sino únicamente se escucha el arañar al mundo el roce perdido de sonidos, imágenes, letras o puros garabatos, para dejar sospechar -y sólo por su intercambiarse en lo público- que ellos mismos traen oscura y perdida memoria del haber querido allí algo tener sentido …

Y es sólo ya –lo que queda ahí- una pura memoria aplanada y reticular, operacional, ejercicio de trama antes que persistencia o eco en estancias resonantes, apenas ese procesador elucidatorio de la vanidad espectral de todo lo que en ella hace, hacía, fantasma. Sí: puro trabajo analítico, de puesta al desnudo de todas las filigranas lógicas y diagramas abstractos en que tantas y tantas ilusiones –la de verdad, la de presencia, la de sentido- sientan –¿sentaban?- sus economías.

Es esto, en realidad: fantasma únicamente del fantasma que por allí cruza, cruzaba. Esa memoria que comparece para advertirnos que, de hecho, de nada allí se guarda memoria, ni quedará de lo que por aquí aquello observa. Memoria de que, en realidad, nada allí –ni aquí acaso- es un saber, un ver, un decir … Sino el saber de saber que no lo hay (saber) –inconsciencia epistémica, bromearía- otro que el que, ninguno, tiene lo que es pura y estricta superficie, pura planitud, pura opacidad vacía.

No: este no es un cuadro que porte "representaciones", figuras, formas, personajes … Sino un mero testimonio –el primero tal vez en la historia de la humanidad, y acaso es esto lo que hace de él el primer cuadro de verdad moderno, el primero de las vanguardias, el primero del régimen escópico que se manifiesta como genuino inconsciente estético- un mero testimonio de la imposibilidad de ésta (la potencia del representar triunfante). No es un cuadro que en realidad porte fantasmas, sino uno único: el fantasma que sólo comparece para evidenciar la evanescente cualidad de tales –la nadería de ser- que ellos, cada uno de todos ellos, ostentan.

Fantasma del fantasma, habita el cuadro que sólo se muestra vuelto de espaldas, el que está dentro del cuadro negando al que podemos ver. Si me entienden, ese cuadro mudo que sentenció el fin de la necesidad de añadir mucho más –de pintar algo más.

Y si se empeñan, por qué no, en olvidarlo* -a ese cuadro escondido o al autor que en él se decía por su parloteo- que sea mejor por esto: porque él no es memoria de nada, realmente, sino de la misma imposibilidad de que ella quede –memoria- de algo. Porque él no es sino esa memoria plana y totalmente exteriorizada de lo puro inerte, que prefigura el despliegue de lo material-técnico: una pura memoria de trabajo y proceso, que muestra que no se pone o vale el signo en otro lugar que allí donde su roce puro y lejano –su ruido secreto- vuelve a ser escuchado ...

Sí. Acaso por ello sea bueno recordar que está bien olvidar incluso a aquello que de nada era memoria, sino de la nada que la memoria es, y la nada que ella de cualquier cosa que sea, que se imaginen, guarda –fantasma del fantasma…

 

 


* Este artículo ha sido redactado como contribución al curso "Olvidando a Velásquez: Las Meninas", desarrollado con ocasión de la exposición del mismo nombre presentada en el Museo Picasso de Barcelona.


SALONKRITIK es ixtenso (hay lo disfrutamos en primera vuelta)




Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 
Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0
   
 

Rating: 4.1 - 96 voto(s).

   
_COMENTARIOS
No existen comentarios.
Comentario / Comment:
  atención: para realizar comentarios tienes que ser usuario registrado.
        

_HistÓrico_Literatura * Ensayo

01-05-16_ PLATH (straight... no chaser)
24-04-16_ La carta de Lord Chandos [ revisited ]
29-08-15_ APROPIACIONISMO HOY, MULTIPLICACIÓN DEL ACCIDENTE
04-04-12_ El libro en tiempos del capitalismo electrónico
04-04-12_ DOS CUENTOS BREVES (Para Agustín Fernández Mallo)
13-10-12_ Una lectura de Serán ceniza*
13-10-12_ PÓSTUMOS
11-11-11_ BESTIARIO Y BIBLIOTECA
06-07-11_EN LOS BORDES DE LO POLÍTICO
06-07-11_ Subversión más allá de la sospecha* II
30-05-11_ Qué le hace ZEMOS98 a nuestro cerebro
18-04-11_ Baader-Meinhof
15-09-11_ Consideraciones acerca del duelo, una lectura de Barthes
24-04-11_ CREATIVIDAD DIGITAL...
01-01-11_ BASIC WARDROBE: AITA
31-10-10_ El artefacto precioso
23-10-10_ Fantasmas semióticos: referencialidad, apropiación, sci-fi, historicismo, etc
19-10-10_ RIZOMA
30-10-10_ GPS5/ Splice, o la crítica de la razón científica
31-08-10_ TODAS LAS VIDAS, MI VIDA / SYNECDOQUE NEW YORK
31-08-10_ UNTITLEDSTRIP (ELEGÍAS)
02-09-10_ SUCESORES DE VOK
21-09-10_ La imagen-(contra)tiempo
02-06-10_ LOS USOS DE LA FICCIÓN
21-09-10_ LA PRIMERA PÁGINA
28-07-10_ LA MATERIA DE LOS SIGNOS.
25-07-10_ OPUS 4: OSTINATO UNENDLICHE (CODA)
01-06-10_ TAN VACÍO COMO CUANDO TODAVÍA NO ERA...
03-01-10_ En grand central station
06-01-10_ [Noli me legere, e-cK y cultura_RAM : 3 Libros + en PDF de autor ]
18-03-10_ ¿QUÉ HACER DE LA PREGUNTA "¿QUÉ HACER?"?
28-02-10_ Una imagen es una imagen es una imagen (tres escenarios)
29-11-09_ HACKEAR / JAQUEAR
07-02-10_ El último Joyce
07-11-09_ THE ROSEBERY LETTERS
18-10-09_ The Charles Bukowski Tapes
31-10-09_ RETÓRICAS DE LA RESISTENCIA
17-11-09_ La muerte del autor, de Roland Barthes * Simón Marchán Fiz
06-09-09_ Tres faux amis, desenmascarados mediante el análisis de conceptos
09-10-09_ Ernst Jünger * Tiempo mensurable y tiempo del destino
22-09-09_ Thomas Pynchon * Inherent Vice
03-09-09_ Muestra tus heridas
18-09-09_ Telepatía colectiva 2.0: pequeña teoría de las multitudes interconectadas (2007)
28-06-09_ Comer con los dedos
17-09-09_ La crítica de Postpoesía que estaba esperando
02-09-09_ DESAMBIGUACIÓN
05-07-09_ La palabra más terrible de nuestro tiempo es ERE
05-07-09_ Manuscrito hallado junto a una mano * Julio Cortazar
17-09-09_ Gilles Lipovetsky y Jean Serroy: La pantalla global. Cultura mediática y cine en la era hipermoderna
04-05-09_ El método de la igualdad * Jacques Rancière
17-09-09_ Ayn Rand [el manantial]
17-09-09_ Zizek aprieta fuerte el lápiz
17-09-09_ ARQUITECTURAL PARALLAX
17-09-09_ _ _ _
06-09-09_ EL NARRADOR IDÓNEO
13-09-09_ LAS AURAS FRÍAS
12-07-09_ Una vida absolutamente maravillosa
28-04-09_ On the idea of communism
12-07-09_ Envasado al vacío [noir and white]
03-05-09_ POR TU SEGURIDAD
06-09-09_ En busca del catálogo perdido
09-02-09_ SIN
03-01-09_ Beckett emocionante
09-02-09_ Peter Lamborn Wilson in NYC
29-01-09_ The Uses of the World "JEW"
03-12-08_ ¿Qué es lo contemporáneo? 
25-01-09_ Heidegger y el "Asereje
18-09-09_ Acto de Novedades [1964]
10-05-09_ Figures of subjective destiny: on Samuel Beckett
18-09-09_ Tan íntimo y efímero
02-01-09_ The girl who wanted to be God
26-10-08_ ctrol + c, ctrol + v
22-02-09_ Tejido cicatrizal
18-09-09_ Little Brother by Cory Doctorow
26-10-08_ Yo también odio Barcelona
28-09-08_ En el mundo interior del capital * Peter Sloterdijk
11-10-08_ No existe lo híbrido, sólo la ambivalencia * Jacques Rancière
18-09-09_ El fantasma del fantasma * Aproximaciones al régimen escópico de Las Meninas
11-10-08_ Remembering David Foster Wallace (R.I.P)
18-09-08_ Milagros de la vida * J.G. Ballard
08-09-08_ Rudyard Kipling * El rickshaw fantasma
07-08-08_ Descansa en paz * Leopoldo Alas
02-09-08_ Diseccionando a JG Ballard
01-08-08_ Las artes espaciales * Entrevista a Jacques Derrida - Peter Brunette y David Wills
02-09-08_ Ser es ser mediático
02-09-08_ Teoria del significado
22-07-08_ ¿Dios ha MUERTO?
30-06-08_ Tales of natural beauty * Edgar Allan Poe
22-07-08_ Passages from James Joyce's Finnegans Wake * Mary Ellen Bute (1965-67)
22-07-08_ El ejercicio crítico de la filosofía * entrevista a Barbara Cassin _ Gustavo Santiago
26-06-08_ Otra noche
18-09-08_ Baudrillard * La violencia de la imagen
25-05-08_ MiCrOsOfT suelta el SCANNER
06-06-08_ CAFÉ PEREC * Enrique Vila-Matas
10-06-08_ Unraveling Identity
11-05-08_ Hacerse sentir en el presente
13-05-08_ La responsabilidad del artista * Jean Clair
08-06-08_ La obra de arte y el fin de la era de lo singular
31-03-08_ Del Amor y la Muerte
01-04-08_ PROFESORES
13-04-08_ Los domingos de Baudelaire
24-03-08_ Samuel Beckett * Stirring still
22-03-08_ Llámalo NOCILLA
13-03-08_ Sombras y fantasmas aterradores, irónicos y malévolos
24-03-08_ Ecology: a New Opium for the Masses
02-04-08_ Encarnar la crítica
31-03-08_ Todo es y se ha hecho posible
02-03-08_ Dos días en Viena
16-03-08_ mirad, mirad, malditos (en souhaitant beaucoup de papillons)
19-02-08_ Download Steal This Book Today Alpha… Today!
24-03-08_ CERRADURA y LLAVE
24-03-08_ J. G. Ballard, de Shanghai al neo-barbarismo
24-03-08_ La educación del des-artista
24-03-08_ El descrédito de lo visible
24-03-08_ La inconsistencia de los modelos propietarios
24-03-08_ Censorship today
31-12-07_ ¿Estamos preparados para KINDLE?
25-12-07_ Arthur C. Clarke o la razón soñadora
16-12-07_ Alrededor del sueño africano
09-12-07_ 10 types of publication
11-12-07_ Chuck Palhniuk * Entrevista
31-10-07_ EBOOK: Overclocked by Cory Doctorow
02-11-07_ Amsterdam MON AMOUR !
14-10-07_ Y después del Pop
02-11-07_ Trouble with the Real: Lacan as a viewer of Alien*
25-09-07_ La paradoja del escritor sin cara
10-10-07_ La era postmedia
25-09-07_UBU. Selección Otoño 2007
19-09-07_ Cultura_RAM
15-06-08_ Corporeidad Kafkiana
26-08-07_ SPOOK COUNTRY, el manifiesto del pasado reciente
26-06-08_ El teatro de la resistencia electrónica
05-01-08_ McLuhan's Wake
31-07-07_ Alberto Vázquez-Figueroa: "Primero que lean gratis, luego ya comprarán"
23-07-07_ Writing's Crisis v.1.0
23-07-07_ J.G. Ballard - Shanghai Jim
23-06-07_ This one shooting skyward
13-06-07_ Noctem Aeternus
06-06-07_ J.G. Ballard: Shanghai Jim
26-06-07_ Un paraiso extraño
10-05-07_ Persuasión * Jane Austen
10-05-07_ Orgullo y Prejuicio * Jane Austen
23-05-07_ Everything is weird, Epifanio said.
06-05-07_ Hatred of Capitalism: A Semiotext(e) Reader
25-04-07_ El buen soldado * Ford Madox Ford
09-04-07_ Germán y Dorotea *  Goethe
09-04-07_ Esperando a Orlando
05-04-07_ Llamadas telefónicas * Roberto Bolaño
30-03-07_ Hatred of Capitalism: A Semiotext(e) Reader
28-03-07_ Los inconsolables de la catorce
27-03-07_ Los papeles de Aspern * Henry James
29-03-07_ Ortodoxia * G. K. Chesterton
24-03-07_ Kawabata * Lo bello y lo triste
20-03-07_ Jane Austen * Persuasión
10-03-07_ M. Eliade * Visiones de Oriente
30-05-07_ Gate of Heaven
31-05-07_ Noam Chomsky and the Media
06-03-07_ The atrocity exhibition * GJ Ballard covert art
06-03-07_ Secrecy and responsibility * Questions for Derrida and Dostoevsky
04-03-07_ Negro como el carbón
23-02-07_ Jacques Derrida * Leer lo Ilegible
07-03-07_  The End Again 
18-02-07_ Entrevista * Peter Sloterdijk 
19-02-07_ El manifiesto Neoyorkino y las gentes que lo abrazaron
11-02-07_ Siegfried Kracauer * Estética sin Territorio
04-02-07_ UbuWeb Featured Resources February 2007 Selected by Charles Bernstein
31-01-07_ The Waste Land by T.S. Eliot
03-05-07_ La historia del buen viejo y la bella muchacha
03-05-07_ La mujer zurda * Peter Handke
23-12-06_ El ayudante * Robert Walser
22-12-06_ Hypertext 3.0: Critical Theory and NewMedia in an Era of Globalization
20-12-06_ La mejor serie de TV
19-12-06_ Andre Gide * Los sotanos del Vaticano
18-12-06_ Robert Penn Warren * Todos los hombres del Rey
13-12-06_ E.M. Forster * Regreso a Howard's End
12-12-06_ Thomas Bernhard * El sotano
10-12-06_ Atrapada en el Limbo
28-12-06_ Impostor
15-12-06_ La herencia de Dorothy Parker
05-12-06_ Books... that's all
02-12-06_  E-BOOK: Top Ten Titles at Project Gutenberg
28-11-06_ El imitador de voces * Thomas Bernhard
07-12-06_ Notas sobre Imitación y Contagio en la Novela (a partir de Bakhtin)
10-12-06_ Del Limbo * Giorgio Agamben
21-11-06_ Pincha Pynchon?
13-07-07_ Qué sabía Descartes, de verdad? Dos biografías del filósofo
10-11-06_El Crimen Invisible * Catherine Crowe
06-11-06_ Un visionario entre charlatanes
01-11-06_ E-BOOK: Books to Read Before You Die, Part 3
29-10-06_electronic literature collection - vol. 1
26-10-06_ E-BOOK: Books to Read Before You Die, Part 2
22-10-06_ E-BOOK: Books to Read Before You Die, Part 1
09-10-06_Paz y surf
08-10-06_Zonas Autónomas Permanentes
20-09-06_Goethe * Las afinidades electivas
18-09-06_ AUDIO BOOK * Longer Poems from Librivox
14-09-06_Félix Duque * ¿Hacia la paz perpetua o hacia el terrorismo perpetuo?
02-09-06_Only Revolutions, Danielewski on the road
01-09-06_International Man of Mystery
31-08-06_Rudiger Safranski * El mal
07-09-06_Andre Dubus y los cánones
03-05-08_ Ernst Jünger * Tiempo mensurable y tiempo del destino
14-01-08_ Ernst Jünger * La Emboscadura
30-08-06_Sloterdijk en la era de la levitación
28-08-06_Escribid, malditos, escribid
20-08-06_AUDIO BOOK: Genesis (in Hebrew)
15-08-06_Thomas Bernhard... y yo (BobPop)
15-08-06_El Gran Hermano «BEAT»
13-08-06_E-BOOK: Five of Shakespeare's best
11-08-06_Cory Doctorow * Down and out in the magic kingdom
11-08-06_Stranger than science fiction
10-08-06_AUDIO BOOK: Metamorphosis by Kafka
07-08-06_Dave Eggers... y yo (BopPop)
06-08-06_Enséñame a filmar
01-08-06_Pensar el presente
30-07-06_El cuarto purgatorio * Carlo Frabetti
30-07-06_El hijo de Gutemberg * Borja Delclaux
27-07-06_On the Road' again -- this time unedited
25-07-06_Thomas Pynchon — A Journey into the mind of [P.]
26-07-06_Strange sexual practices take place
22-07-06_Talk Talk * T.C. Boyle
22-07-06_“Cuentos completos - I” de Philip K. Dick
01-08-06_The Second Coming of Philip K. Dick
25-07-06_¿Le sirvo un poco más de té, señor Nabokov?
04-07-06_Man In Black
01-07-06_Las preguntas de Heidegger
29-06-06_Más de 300.000 obras gratis
26-06-06_Charles-Louis Philippe * Bubu de Montparnasse
18-06-06_Juan Carlos Castillón * Las políticas del secreto
18-06-06_Vernon Lee * La voz maligna
12-06-06_Bloomsday 06
12-06-06_Animales todos
17-06-06_Hagakure
07-06-06_De Sun Tzu a la Xbox: juegos de guerra
03-06-06_James Mangan * Una aventura extraordinaria en las sombras
12-06-06_Harold Bloom * Jesús y Yahvé, los nombres divinos
01-06-06_Conferencia de Felipe Martínez Marzoa: El pensamiento de Heidegger
30-05-06_Stefan Zweig * La impaciencia del corazón
22-05-06_Joris-Karl Huysmans * Cornelis Bega
19-05-06_Metáforas que nos piensan
06-06-06_Synesthesia and Intersenses: Intermedia
06-06-06_The Gospel according to Philip K. Dick
14-05-06_El Dios de las pesadillas * Paula Fox
14-05-06_La pelirroja * Fialho de Almeida
07-05-06_Chuck Klosterman * Pégate un tiro para sobrevivir
07-06-06_Slavoj Zizek * Lacrimae rerum
04-05-06_Eugenio Trías * Prefacio a Goethe
04-05-06_Ray Bradbury * Calidoscopio
04-08-06_Un día perfecto para el pez plátano
04-05-06_Seymour Glass
04-05-06_Julio Camba * La ciudad automática
07-06-06_Dictator Style
04-05-06_Rudiger Safranski * Schiller, o la invención del idealismo alemán
28-04-06_Michel Houellebecq * H. P. Lovecraft. Contra el mundo, contra la vida
04-05-06_El corazón de las tinieblas * Síntesis selvática
22-04-06_G. Flaubert * Diccionario de los lugares comunes
21-04-06_¡¡MADRID LEE!! (y otras pildoras de su interes)
21-04-06_HOWL fifty years later
21-04-06_Cees Nooteboom * Perdido el paraíso
01-05-06_Las Tres Vanguardias
19-04-06_El libro de Jack. Una biografía oral de Jack Kerouac
23-04-06_Hegel - Chesterton: German Idealism and Christianity
10-04-06_FRENCH THEORY * Posteridades intelectuales
11-04-06_La literatura y el mal
09-04-06_Corman McCarthy
09-04-06_Gabriele d’Annunzio * De cómo la marquesa de Pietracamela donó sus bellas manos a la princesa de Scúrcula
09-04-06_Saved Kashua * Árabes danzantes
09-04-06_Jim Mccue * No Author Served Better
09-04-06_Gary Adelman * Naming Beckett’s Unnamable
09-04-06_Thomas Browne * Sobre errores vulgares
08-04-06_Encuentros con Beckett
09-04-06_Michiko Tsushima * The Space of Vacillation
08-04-06_Trotsky * Memoria de un revolucionario permanente
08-04-06_Rafael Doctor * Masticar los tallos...
03-04-06_Edie... Sedgwick
02-04-06_El corazón de las tinieblas * Joseph Conrad
01-04-06_Parientes pobres del diablo * Cristina Fernández Cubas
01-04-06_China S.A. * Ted Fishman
01-04-06_Subnormal * Sergi Puertas
21-04-06_Homúnculos y Demonios
30-03-06_Creación e Inteligencia Colectiva * El libro.
28-03-06_Young Adult Fiction
25-03-06_Nada es sagrado, todo se puede decir * Raoul Vaneigem
25-03-06_Tras la verdad literaria * Herman Melville
22-03-06_Lovercraft según Houllebecq
19-03-06_Cees Nooteboom | Perdido el paraíso
16-03-06_La idea de Europa | George Steiner
16-03-06_Contra el fanatismo | Amos Oz
16-03-06_La sociedad invisible | Daniel Innerarity
13-03-06_Ashbery. Autorretrato en espejo convexo
23-07-07_ Autor, autor
25-03-06_Pushkin, Mozart y Salieri
04-03-06_Across the Universe | 'Counting Heads'
13-03-07_El Hombre variable
19-03-06_Entrevista: Bret Easton Ellis / Lunar Park
26-02-06_Bloy, profeta en el desierto / Historias impertinentes
26-02-06_Tratado de ateología
13-02-06_Contra la escritura por encargo / Hipotermia
07-02-06_El mono científico
07-02-06_El Relojero
19-03-06_La obra maestra desconocida / Honoré de Balzac
29-01-06_Un caso de Identidad / Arthur conan Doyle
29-01-06_Una escritora entre Oriente y Occidente / Entrevista: Amélie Nothomb
29-01-06_Viaje al fondo de la habitación / Tibor Fischer
23-01-06_Puntualmente / Günter Grass
18-01-06_Two Million Feet of Vinyl
16-01-06_No tan libres como parece
09-01-06_The Coming Meltdown
07-01-06_Palabra
07-01-06_Nada volvió a ser lo mismo
06-01-06_A Debut Novel Serves Up an Irish Stew in London
27-12-05_Jazz and Death: Medical Profiles of Jazz Greats
06-01-06_John Berger: /«Una vida sin deseos no merece la pena»
03-12-05_La gran obra de Murasaki Shikibu
03-10-05_« Tríptic hebreu » / (fragmento)
10-06-05_Anthony Bourdain » Confesiones de un chef
10-06-05_Samuel Beckett » Deseos del hombre y Carta Alemana
06-06-05_Ali Smith » Supersonic 70s

_ORBITAL_Literatura * Ensayo

_Servicios

test
Regístrate y disfruta de utilidades de administración y gestión de los contenidos de e-limbo*
Recibe las novedades en tu correo electronico.
El futuro está escrito en las estrellas... Horóscopo creado por J.G. Ballard y dedicado a todos vosotros.
Aplicaciones y herramientas necesarias para navegar y utilizar los contenidos del limbo electrónico e internet (www).
Artículos de e-limbo* en formato PDF preparados para viajar y aportar información allá donde estés. (y seguir salvando árboles)

_e-limbo * apoya

test

_Multimedia

_AUDIO >
Mais uma edição do podcast Música Livre para o Archivo Vivo, do Centro Cultural da Espanha/AECID. ...
_PODCAST >
Ante preguntas de oyentes y amigos, puedo responder ahora que Vía Límite continuará en Radio ...
_VIDEO >
SORPRESA¡!¡! An unreleased version of Talking Heads' "Psycho Killer" with Arthur Russell on cello
Optimizado: Firefox, Safari, Mozilla, Netscape, Konqueror, Explorer. Resolución óptima: 1024x768
ISSN: 1885-5229    Aviso Legal e-limbo.org*